viernes, 26 de septiembre de 2008

Pibología Básica

Ya he hablado en este blog de la pibología Björniana. Pero claro, eso son palabras mayores que os cuesta entender, pequeños padaguanes (naturales de la Padagua Francesa, en pleno Caribe).

Hay aspectos básicos de la pibología que todo ser humano, de cualquier género y orientación sexual debiera conocer. Ahora es posible, gracias a El Enano Explorador. Para los que no recuerden el post, la pibología es la ciencia dedicada a establecer un patrón en los gustos de mujeres que presenta el sujeto a estudio. Es un arte de gran utilidad para casamenteras (para emparejarlos) y psicoanalistas (para responderles a la clásica pregunta "por qué lo hice").

Hoy os hablaré de una herramienta básica de este noble arte, la PETABILIDAD. En sí, el concepto engloba la respuesta a la Gran Pregunta que nos hacemos todos al observar una mujer: "¿Me la tiraría?". La respuesta suele ser si. Pero claro, hay varios grados dentro de la positividad, y por otro lado hay circunstancias que afectan a la respuesta. Por ello definiremos varios tipos de Petabilidad (P).

- Petabilidad Bruta o Básica (Pb): la más fácil, definida arriba. Sólo tiene dos valores posibles: Si o No. El pibólogo experto no suele darle uso, pero en grandes estudios estadísticos, o para decantar mujeres a la hora de ligar, suele tener cierta aplicación. La fórmula es "¿te la tirarías?", añadiendo un "sé sincero" para eliminar posibles Sesgos de Fardeo*
* Los Sesgos de Fardeo fueron la gran lacra que retrasó el desarrollo de la Pibología Moderna. Ante la gran presión social por hincarla, los varones encuestados solían responder positivamente cuando la mujer no era agraciada en absoluto, o bien si estaba por encima de sus posibilidades pero se negaban a admitirlo.

- Petabilidad Porcentual (Pp): el profesor Vitol von Vitolius fue el gran precursor de la Pibología de Campo. Esta basaba sus fórmulas y algoritmos en situaciones con gran presencia de mujeres, gran carga hormonal y desinhibición de los sujetos a estudio. Es decir, de baretos. Cuando enfocaba al grupo de mujeres, trataba de averiguar las probabilidades de que un sujeto le entrara con respecto a las demás. Esto es la Petabilidad Porcentual, que suele averiguarse mediante la fórmula "¿a cuál de éstas te tirarías primero? ¿y luego? ¿y luego?". Es el llamado Formulario Vitolius de Conjunciones Preferentes.

- Petabilidad Subjetiva (Ps): otro de los frutos de von Vitolius, apoyado por su camarada P. Cabrón González, en sus estudios de bares. Se compara la Petabilidad Bruta de la sujeto A a distintas horas de la noche, hasta que cierre el bar, y se obtiene una media. Para medirla correctamente, el pibólogo debe ser astuto y confundir a su objetivo. Se iniciará con la fórmula habitual "Pb=¿te la tirarías? sé sincero", obteniendo el valor P0. Cada hora se vuelve a preguntar, obteniendo P1, 2, ... aplicando el Formulario Vitolius Diferido de Reconjunción. Esto es, en lugar de "¿y luego?" se pregunta "¿y ahora?".
¿Qué aplicación puede tener? Pues importantísima, ¡colosal! Las mujeres feas, por ejemplo, tienen niveles de petabilidad inicialmente bajos, pero aumentan exponencialmente a medida que la noche avanza y el alcohol se consume. Las guapas, por el contrario, empienzan con picos altos que van descendiendo a medida que la seguridad del individuo se diluye en alcohol, y la noche hace estragos en la sujeto. La conclusión final es simple: "todas son igual de guapas si aplicamos la media de Petabilidad Subjetiva. Así que a saco a por todo, que al final de la noche dará igual." Es la llamada Ley del Machete.

- Petabilidad Condicional (Pc): la última medida de Petabilidad desarrollada hasta el momento, atribuída al doctor Shumeun que intentaba por todos los medios discurrir sus posibilidades por callejones retorcidos y estrechos. Es una medida terriblemente abstracta, y sólo un pibólogo experto en su recogida puede darle valores fiables. La fórmula es la de la Pb ("¿te la tirarías?", pero omitiendo el "sé sincero" debido a la naturaleza del estudio). En cuanto se tiene una respuesta, se añade un condicionante que ponga en un apuro al sujeto de estudio. Ejemplos varios: "imagina que no está saliendo con tu colega", "pero si es ella la que te llama, algo querrá", "olvídate de los cuernos, supón que te perdona" o el clásico "pero y si eso quedara entre vosotros y nunca jamás se lo contase a nadie". La respuesta es recogida y comparada con la inicial. La media obtenida es el Pc.
El fin de todo esto es, por supuesto, hacerle ver al sujeto que tiene más ganas de petarse a la mujer en cuestión de las que inicialmente está dispuesto a admitir. Y así, en definitiva, liarla parda. Se cree que el origen de este índice fue resultado de un diálogo interno de su creador, como excusa para entrarle a la novia de algún colega. Hasta el momento no se han recogido declaraciones al respecto.

2 comentarios:

D.Cashlitos dijo...

Lo de liarla parda es a su vez una referencia clara al efecto Post-petada, en el que uno se da cuenta de que la armada es inversamente proporcional a lo guapa q es la tia: Si la tía en cuestión estaba tenía un increíble Pb, la alegría será inmensa y será envidiado. En caso contrario la humillación por parte del equipo de apoyo será cuel y reiterada hasta que se subsane el error o se cometa uno mayor.

Björnir dijo...

¡Magnífico, la Pibología llama a sus clásicos a las filas, jeje!Un abrazo don Carlos