martes, 11 de noviembre de 2008

Y seguimos envejeciendo

A medida que pasa el tiempo, se hace más patente. Es como si me hubieran echado la Maldición de los Años (ese hechizo tan molón que siempre aparecía en la mano del jugador No Muerto, allá cuando Nagash era el amo y los Von Carstein un par de miniaturas cutres).

Este domingo pasado hemos ido en manada a ver la nueva y flamante casa de Paula (¡hooooooooolaaaaaaaaaaa eeeeeenfermeraaaaaaaa!). Un sugus para el que me diga quién o quienes soltaban esa frase. Una casa preciosa, muy parecida a la que tendré (con cosas frikis por todos lados). El hecho es que en medio del café con pastas, soltaron la noticia: "Nos casamos el año que viene, estais invitados". Bueno, bien, vale... uno lo asume, ¿no? Es decir, son pareja de toda la vida, y se quieren y esas cosas que le pasan a otros. Pero... ¿ya? Es decir, ¿ya va tocando? Empecé a pensar con creciente temor en mis otros colegas, de aquí y de allá: Yeyo se casará en E
enero (¡en Eslovaquia!), Paula en septiembre... ¡Chendo en cualquier momento que coja a Carmen con la guardia baja! Y no descarto yo la idea de que Ana, un año de estos, decida casarse también. Dos, tres años a lo sumo. Y supongo que mi primo Marcos se case en breve, aunque sea tan sólo por la cría. Y mi prima Elsa, claro, también vive con la hora de la boda pendiente de un hilo...

¿¡¿¡¿Veis adónde quiero llegar?!?!? TODO el puto universo a mi alrededor se casa, comienza a edificar sus vidas... también yo, a mi modo, claro. La pregunta es: ¿en qué momento nos hicimos mayores? De repende mi ombligo tiene más pelusa, los ruiditos que hago al sentarme y al levantarme ya no son fingidos... cielos, si hasta me duelen las lumbares durante un rato al despertarme. Y el tiempo libre cada vez es más anecdótico, o más rascado a las horas de sueño necesarias.
El culmen de todo esto sobreviene cuando ves a un grupo de pibillos salir de una tienda friki con maletines oficiales GW, o vagar por las calles a su antojo en horas en las que tu ya no pisas la acera si no es para ir a por café... y te da por sentir envidia. No del tipo malo, sino una especie de inquina resignada, dirigida contra el impepinable transcurrir de los años. Y te pones a pensar en la época en que tú era así de joven, allá por los 90, cuando también te reunías con tu cuadrilla (Yera, Victor, Yeyo y luego Carlos): Game Over (esa tienda que nunca robamos, pero lo estuvimos pensando), rol en mi salón hasta el alba, los amigos de Mariano en Angel Guerra, Chicho y su incierto destino, Nuria y Compañía y los paseos nocturnos hasta las Alcaravaneras, Gema, PORTO y todo lo que nos aportó durante años -bueno y malo-, escarceos amorosos en la Plaza de la Feria, Laura y su amiga Araceli, la suicida compulsiva, el Womad en que casi me parten la cara para que no se la partieran a Guillermo, un largo etc. Joer, ¿todo eso ha pasado? ¿Y hace tanto?

Yo es que flipo... pues nada, habrá que tirar p'alante con lo que venga. Como dijo Kase-O de dobleV: "un día más y otro, habrá que echarle un par".

Otra gran frase para apuntar, pero ésta de la que sea más viejuno: "Zi chizo, máz que una leyenda, ya zoi hiztodia". Por Cohen, el Bárbaro.

PD: ¿Quién dijo eso de "¡hooooooooolaaaaaaaaaaa eeeeeenfermeraaaaaaaa!"?

8 comentarios:

Ulin dijo...

Tranquilo Negro, que a mi aún me queda... dejame acabar la carrera al menos. ;)

Y coño, no he llamado a paula para felicitarla!! si es que soy un melón...

David Arroyo dijo...

Yo me consuelo (o lo intento) pensando que a partir del año que viene nos sobrevendrá una segunda juventud. Con dinero a espuertas, y tiempo libre (porque lo mires por donde lo mires, más tiempo que ahora por cojones tendrá que haber). Así que podremos salir y mamarnos hasta las patas y otra serie de afortunados enredos durante, digamos dos años, hasta que entonces sí que crujan las vértebras (las tuyas no más, por Dior) y nos retiremos definitivamente... Y puede que hasta tú te cases.

Sólo falta encontrar contra quién...

Björnir dijo...

No te creas que hay que buscar mucho. Pues no tengo yo ex-novias chifladas que quieren atraparme. Al menos partes de mi cuerpo... y cosérselas. Agh... me he hecho sentir mal.

yera dijo...

Joe, la de verdades como puños que dices xD

en fin el tiempo pasa, pero lo que sobrevive es nuestra mentalidad ^^ ala a tener arrugas y ser adolescentes ^^

yera dijo...

por cierto, se me olvidaba...

animaniacs? jijiji

Björnir dijo...

¡PREMIO PARA EL CABALLERO! Veinte años después, pero correcto xD

yeray dijo...

sexo? oh dios, dime que mi premio es sexo!!!

Björnir dijo...

Puuuuuues, a menos que te quieras follar un sugus, no. Y antes de que respondas NO, es físicamente imposible follarse un sugus. Os reto a lo que intenteis...